El afroamericano muerto a tiros en El Cajón California empuñó un cigarrillo electrónico

EL MUNDO

ct-san-diego-police-shooting-alfred-olango-20160928

 

La policía de El Cajon (California) ha asegurado que Alfred Okwera Olango, de 38 años y vecino del pueblo, el hombre afroamericano al que uno de sus agentes mató a tiros este miércoles, no iba armado y que con lo que simuló encañonar a uno de sus agentes era un cigarrillo electrónico. Las protestas han continuado en la localidad por segundo día consecutivo.

El jefe de la policía Jeff Davis, explicó que el sospechoso se había negado a cumplir las órdenes del primer agente de Policía que le habló y se metió las manos en los bolsillos del pantalón, para poco después sacar un objeto de uno de los bolsillos actuando “como si fuera a disparar con una pistola”.

Ese objeto era un cigarrillo electrónico, según ha explicado la Policía. “El vaporizador, con un cilindro de plata de unos 2,5 centímetros de diámetro y más de siete de largo, fue con lo que apuntó al agente”, ha indicado Jeff Davis. En una nota de prensa, la policía precisa que se trata de un Smok TFV4 MINI, que a su vez estaba dentro de su caja de recarga (Pioneer for You Vape). Todos estos elementos fueron recogidos de la escena.

El Departamento de Policía de El Cajon ha difundido una fotografía extraída de un vídeo del incidente, en la que se puede ver a dos agentes apuntando con sus armas al sospechoso, quien, a su vez, aparece como si estuviera apuntando a uno de los policías.

Momentos antes de abatir a Okwera Olango, su hermana gritó a los agentes que este tenía problemas mentales. “¡Llamé para pedir ayuda, no para que lo mataran!”, se oye decir a una mujer identificada como la hermana de la víctimaen un vídeo publicado por una testigo en YouTube. “¡Dios mío, han matado a mi hermano!”, repite llorando la mujer en la escena del homicidio. La mujer dice que la víctima tiene 30 años y tenía problemas mentales. “¿Por qué no podían darle con un taser? ¡Os dije que tenía problemas mentales y lo habéis matado!”.

“¿No tienen un equipo de comunicación de crisis para hablar con alguien mentalmente enfermo?”, preguntó a uno de los policías, según un vídeo publicado por el diario Los Angeles Times. La policía asegura en su comunicado que tiene un acuerdo con el Equipo de Respuesta de Emergencia Psiquiátrica para este tipo de situaciones, pero que cuando el suceso estaba en marcha “no había uno disponible”.

Deja un comentario