Muertos y heridos tras tiroteo en Orlando

ESTADOS UNIDOS

Tras un incidente con “múltiples muertos” en un negocio situado en un polígono industrial de las afueras de Orlando (Florida, Estados Unidos), según ha informado la oficina del sheriff del condado de Orange en declaraciones a la cadena estadounidense CNN.

A una semana de conmemorar la muerte de 49 personas por una balacera en el Bar Pulse, este lunes se registró un nuevo tiroteo en la ciudad de Orlando que dejó al menos 6 muertos

Autoridades locales indican que el hecho se registró en un complejo industrial y que ya fue controlado, informándose después que fueron 6 personas las fallecidas.

Varias patrullas y ambulancias acudieron al punto cercano a una zona escolar, detallando las autoridades que el responsable se suicidó tras cometer los crímenes.

En conferencia de prensa, la Policía indicó que fue un ex empleado de una compañía quien desató el tiroteo por venganza, pues meses antes fue despedido, además de que se tiene registro de que golpeó a uno de sus excompañeros, sin que el dueño de la empresa presentara cargos.

Asimismo, se indicó que el atacante tenía un cuchillo, aunque se desconoce si lo usó contra los presentes; en tanto, los siete sobrevivientes serán interrogados para esclarecer el hecho.

El agresor llevaba también un cuchillo pero no apuñaló a nadie, dijo en conferencia de prensa el jefe policial del condado de Orange, Jerry Demings. Añadió que el atacante, que fue despedido en abril y antes había sido acusado de agredir a un colega, no parecía tener vínculo alguno con el terrorismo. “Fue un incidente de violencia laboral”, dijo el jefe policía.

El atacante, cuyo nombre no se reveló, no fue procesado penalmente cuando se le acusó de agredir a un colega en junio del 2014, dijo Demings. La parte acusadora en ese incidente no está entre las víctimas el lunes, dijo Demings.

Shelley Adams dijo que su hermana, Sheila McIntyre, le llamó desde el baño de una de las compañías de la zona, llorando. “Mataron a mi jefe, mataron a mi jefe”, decía McIntyre, según relató su hermana.

La policía acudió a eso de las 8 de la mañana atendiendo la llamada de una mujer que huía de la fábrica Fiamma Inc., y que dijo que el atacante le había ordenado salir. Usó el teléfono de un negocio de baldosas cercano para llamar a la policía, dijo Yamaris Gómez, propietaria del negocio de baldosas.

Las autoridades acordonaron la zona y pidieron a los conductores “manejar con extrema cautela”. Periodistas de diversos medios de comunicación fueron llevados a una zona designada cercana.

El gobernador Rick Scott dijo que las fuerzas de seguridad le estaban manteniendo al tanto de la situación, y que él y su esposa Ann, “rezamos por las familias que perdieron a seres queridos hoy”.

“Ruego a todos los floridanos que recen por las familias impactadas por este insensato acto de violencia”, añadió.

Deja un comentario