Trump declara guerra a las maras y pone a temblar a Centroamérica

ESTADOS UNIDOS

 

Donald Trump el presidente de los Estados Unidos ha declarado cero tolerancia y puño firme contra las pandillas centroamericanas que se encuentran en su país. En sus primeros meses de mandato ha intensificado esfuerzos para deportar a los miembros de estos grupos. La pregunta aquí es… ¿Que significa esto para Honduras, El Salvador y Guatemala que desde hace tiempo han sido señaladas como una de las regiones mas violentas del mundo?

Según CNN el domingo pasado, Trump justifico la construcción del polémico muro en el borde fronterizo con México basándose entre otras cosas que el mismo frenara la llegada de «criminales» a Estados Unidos. De acuerdo la opinión del presidente de esta potencia mundial los pandilleros son «criminales» que representan un alto riesgo para la seguridad nacional.

 

«Las débiles políticas de inmigración de la administración de Obama, han permitido la proliferación de la mara MS 13 en las principales ciudades de todo U.S. Estamos retirándolas rápidamente.» comentó en un Tweet el presidente. Y así, con esta declaración culpo al gobierno de Barack Obama de permitir la formación de pandillas en el territorio estadounidense. Estados Unidos estima que hay unos 6,000 miembros de pandillas centroamericanas dispersos en 46 estados y según la oficina fiscal de Maschusetts, la MS-13 es una de las mayores organizaciones criminales, siendo la mayoría de sus miembros centroamericanos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

 

Contrario a la creencia popular, la Mara Salvatrucha, la cual es la pandilla mas grande y reconocida entre las pandillas centroamericanas, nació en la década de los 80s en la ciudad de Los Ángeles y NO en Centroamérica. Fue creada por un grupo de inmigrantes salvadoreños que huyeron de la guerra civil en su país. En la actualidad sus miembros son de diversas nacionalidades, de México, Guatemala, Honduras y otros países. Con su némesis, la otra gran pandilla conocida como la Mara 18, ocurrió lo mismo, nació en las calles de Los Ángeles a finales de la década de los 70s, iniciada por un grupo de inmigrantes también salvadoreños. El objetivo de estos grupos era defenderse del racismo estadounidense y de las pandillas mexicanas.  Cuando vieron el potencial del poder adquirido comenzaron a expandirse a otras regiones de Estados Unidos y finalmente a los países de donde provinieron sus pioneros. El Salvador y Honduras tras esta iniciativa de Trump temen un problema de orden publico tras la deportación masiva de estos grupos, ya que las maras han convertido a estos países en la capital mundial del homicidio . La preocupación aumenta en Centroamérica. El Salvador y Honduras son países que experimentan un nivel de violencia sin paralelo fuera de zonas de guerra, con una tasa de 103 homicidios por cada 100.000 habitantes el año pasado cifras que aumentaran sustancialmente con esta medida.

Deja un comentario