Juez Federal Bloqueó Temporalmente Gran Parte de la Ley Estatal SB4 de Texas

Inmigracion

Un juez de San Antonio frenó por el momento gran parte de la medida que entraría en vigor el 1 de septiembre y busca eliminar las políticas santuario en Texas.

Así celebraron en Irving la noticia con la que apenas dos días antes de su entrada en vigor, un juez federal bloqueó temporalmente gran parte de la ley estatal SB4 de Texas, aunque dejó intacta una sección que habilitaría a los policías y alguaciles en todo el estado a preguntar sobre el estatus migratorio de cualquier persona durante una detención o arresto, incluso una parada de tránsito.

La decisión es una victoria temporal y a medias para la decena de condados y ciudades que demandaron al estado de Texas para frenar dicha ley.

El juez Orlando García decidió este miércoles que algunas partes de la ley no entrarán en vigor el próximo viernes, 1 de septiembre, como se había establecido cuando el congreso estatal aprobó la medida. Su puesta en vigencia será frenada hasta que el juez decida si esas secciones violan los derechos de los texanos bajo la Constitución.

En general, el fallo prohíbe que se castigue a los líderes de Texas por adoptar políticas santuario, por lo que alcaldes, jefes de policía, alguaciles y universidades podrán seguir limitando su cooperación con agentes de inmigración.

Esto significa que los policías y alguaciles pueden efectivamente prohibir que sus agentes cooperen con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) sin ser multados o despedidos. También significa que las cárceles no estarán obligadas a detener inmigrantes cuando ICE se lo pide sin una orden judicial.

Sin embargo, no se hizo ningún falló sobre la sección que permite a los policías preguntar sobre el estatus migratorio de las persona durante una detención, algo que quedaría a opción del oficial.

El juez García opinó que “hay evidencia abrumadora” de que la aplicación de la ley “Traicionaría la confianza pública y volvería a estas localidades mas peligrosas afectando la seguridad de muchas comunidades y vecindarios. Existe también amplia evidencia de que se sufrirán consecuencias económicas adversas que, a su vez, perjudicarán al estado de Texas”.

En el fallo agregó que “el Estado no puede ejercer su autoridad de una manera que viole la Constitución de los Estados Unidos“.

UNA VICTORIA A MEDIAS

El Caucus Nacional de Legisladores Estatales Hispanos (NHCSL), aunque recibió a bien la decisión, criticó el hecho que el juez García no haya impedido que la policía y otros funcionarios soliciten información sobre el estatus migratorio de las personas durante una detención legal.

“Exhortamos a los agentes a que piensen en su rol comunitario vital y voluntariamente rehúsen hacerlo”, dijo Kenneth Romero-Cruz, director ejecutivo del NHCSL. “De esta forma, los policías locales no se ganarán reputación de agentes de inmigración”, agregó.

El jefe de policía de Irving insitó a todos los residentes de su comunidad a mantener la calma, textualmente dijo “Todos los oficiales tienen cámara de vídeo en su cuerpo, las patrullas tienen vídeo en su carro, hay grabación de casi todo, si hay una queja, si hay una duda sobre lo que hace el oficial la persona necesita llamar a nosotros y contactarnos a juntosirving.com”

SEGUIMOS ESPERANDO

Si bien el fallo del juez García frena partes clave de la SB4, la ley no fue suspendida del todo y partes de ella podrían entran en vigor el viernes 1 de septiembre.

“Lo que bloqueó el juez fueron partes determinantes tal como la prohibición al derecho de las ciudades a convertirse en santuario para los indocumentados”, explicó Diaz, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas. “Eso no podrá entrar en vigor”.

Jaime Barron otro abogado presente también dijo que “la policía sigue teniendo la opción de preguntar el estatus migratorio de todo individuo que sea detenido por infringir cualquier otra ley vigente en el estado”, una de las partes clave que defensores de los inmigrantes también querían que fuera bloqueada.

“Por eso hablamos de una victoria agridulce”, indicó Barrón. “Así es que, por ahora, aquellas partes que no fueron bloqueadas, entrarían en vigencia el viernes, a menos que haya algún otro tipo de apelación o litigio en el tiempo que falta”.

¿QUÉ PASARÁ AHORA?

La decisión preliminar de García es una victoria temporal para el grupo que demandó al gobierno de Texas, pero el caso contra la SB4 sigue en pie.

Ahora, los demandantes deberán argumentar frente al juez García que la SB4 viola los derechos que otorga la Constitución de Estados Unidos, entre ellos la libertad de expresión, el debido proceso de la ley, la protección contra las detenciones arbitrarias y la protección igualitaria bajo la ley.

Por otro lado, los abogados de la defensa que representan no solo al gobierno de Texas sino también al Departamento de Justicia, que decidió involucrarse en el caso deberán probar al juez que la SB4 no viola los derechos constitucionales de los texanos.

Además deberán probar que la SB4 no viola la cláusula de supremacía, que establece que el gobierno federal tiene poder sobre ciertas materias como la de inmigración por encima de los gobiernos estatales.

“Obviamente estamos muy alegres con la decisión del juez federal en San Antonio. Sabemos que esta es una victoria para nuestra comunidad, pero esto nada más es un paso de todos los pasos que tenemos que dar en esta batalla.” Dijo el presidente nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) Roger C. Rocha.

Deja un comentario